servicios concesionaria embalse convento viejo
contrato concesionaria embalse convento viejo
noticias concesionaria embalse convento viejo
informacion concesionaria embalse convento viejo
accionistas concesionaria embalse convento viejo
historia concesionaria embalse convento viejo
ubicacion concesionaria embalse convento viejo
preguntas concesionaria embalse convento viejo
consultas concesionaria embalse convento viejo

Noticias

Las propuestas de los candidatos presidenciales para el agro
Fecha:
02/10/2017
Medio:
Revista del Campo / El Mercurio

Seis de los ochos candidatos presidenciales respondieron un cuestionario sobre cuáles serían sus propuestas en temas como pequeña agricultura, sustentabilidad, recurso hídrico y Código de Aguas y legislación laboral. A continuación, los principales aspectos de cada uno de los temas. La aspiración de Chile a ser potencia alimentaria se ha ido consolidando con los años. El sector agrícola crece a una tasa superior al PIB, da empleo a más de un millón de personas y las exportaciones frutícolas, por mencionar solo una parte de las del sector, superan con largueza los 5 mil millones de dólares y se espera que se dupliquen para el 2030. De ahí que las políticas agrícolas del próximo gobierno resultarán claves para la evolución del sector, de ahí que hoy están invitados a Enagro Sebastián Piñera, Alejandro Guillier, Beatriz Sánchez y Carolina Goic. Revista del Campo les entregó un mismo cuestionario a todos los candidatos a la Presidencia para que expusieran sus propuestas. En la mayoría de los casos, las respuestas vinieron de sus equipos de expertos. En el caso de Piñera, la palabra corrió por parte del vocero del equipo agrícola, José Antonio Walker y, en el caso de José Antonio Kast, fue el propio candidato quien respondió las preguntas, mientras que en algunos puntos Osvaldo Rosales habló en nombre de Guillier. A continuación, los puntos centrales, incluyendo sus coincidencias y discrepancias, de sus respuestas. ¿Qué proponen para sumar a los pequeños agricultores al sector exportador? La mayor parte de los candidatos reconoce como una necesidad sumar a los pequeños productores, incluida la agricultura familiar, al sector exportador y varios proponen hacerlo a través de la asociatividad (que es lo que se ha venido trabajando desde hace más de dos gobiernos). Sin embargo, la diferencia se da en cómo concretarlo. Así, en el caso de Sebastián Piñera, se plantea que hay que "transformar a los agricultores chicos en empresario bajo el lema de asociarse o morir. La palabra clave es cooperativismo moderno como el que se observa en Europa "donde hay experiencias muy exitosas de cooperativas de 7 mil productores con una superficie de 3,5 hectáreas cada uno", se indica. En la propuesta de Marco Enríquez-Ominami también se plantea fomentar el desarrollo de cooperativas, pero "para enfrentar de mejor forma las barreras de entrada asociadas con la exportación". Para ello la opción sería desarrollar programas de capacitación e incorporación de nuevas tecnologías en los procesos productivos. La diferencia la marca Alejandro Guillier, con dos propuestas concretas que apuntan a tener "una orientación más decidida de los recursos del Fondo de Promoción de Exportaciones para apoyar la inserción de la pequeña agricultura a los mercados globales y el apoyo al cambio tecnológico de los productores frutícolas que tienen brechas de productividad que limitan su competitividad". Además, hace el alcance de que no solo exportando se puede progresar, sino también abasteciendo el mercado interno y para ello proponen un mercado "donde prime la competencia por sobre los oligopsonios". Una nota discordante, en parte, es la de Beatriz Sánchez, quien difiere de la necesidad de "encadenar a los pequeños productores de alimentos con el círculo 'virtuoso' de los mercados de exportación". Su propuesta es relevar su rol como proveedores de consumo interno, darles profundidad y apoyo a través de Indap. Carolina Goic, en tanto, plantea que la agricultura familiar campesina tiene que ser un actor clave, para lo que habría que sumarlos y ampliar su acceso a los procesos de exportación, para que "sus productos lleguen a mercados internacionales". José Antonio Kast sostiene que el Estado debe facilitar el desarrollo con menos cargas burocráticas y eliminando las regulaciones excesivas. Para fomentar el ingreso de este sector a la exportación proponen que el SAG y Aduanas funcionen eficientemente y que los procesos sean más ágiles y efectivos. ¿Cómo apoyarán al agro para que mantenga el liderazgo frutícola y recupere los espacios perdidos? La mayoría de las posturas se inclinan por potenciar el liderazgo chileno en esta materia y en enfrentar los desafíos. Entre ellos está el desarrollo de nuevas variedades. Tanto Goic como Piñera apuntan a eso. La primera dice que se deben fortalecer los programas de generación de variedad nacionales y promover la transferencia y adopción de las investigaciones hechas por el INIA, además de actualizar la agricultura de precisión. Piñera sostiene que es clave el apoyo de la renovación varietal dado que gran parte de la superficie plantada en Chile presenta una obsolescencia importante. Para ME-O, lo primero es "centrarse en la calidad nuestros productos agrícolas para que no pierdan espacio en los mercados más competitivos". También, para potenciar la agricultura orgánica y sana, apunta. Para Kast, el desafío es transformar su matriz productiva y potenciar las áreas donde es posible sacar ventajas comparativas. Guillier, en tanto, plantea que la gran meta es mantener las tasas de crecimiento de las exportaciones y seguir haciendo "lo que ya estamos haciendo en materia de sanidad, apertura de mercado, disminución del costo de energía y mantener una política macroeconómica con responsabilidad fiscal que sostenga un tipo de cambio competitivo". Sánchez aduce que Chile como proveedor de productos frutícolas "se basa en una lógica de mercado global de alimentos que es muy poco sustentable ambientalmente" y que estos son sometidos a un paquete tecnológico que involucra productos químicos con efectos perjudiciales para la salud y el ambiente. Afirma que no se puede cometer el error de caer en políticas regresivas que anulen el foco de Chile como proveedor de alimentos, pero que es fundamental potenciar los mercados locales". ¿Cuál será su política para el recurso hídrico, considerando las necesidades de riego? ¿Cuál es su postura y propuesta respecto del proyecto de modificación del Código de Aguas? Prácticamente todos reconocen que es crucial tomar medidas para enfrentar la creciente escasez hídrica, producto del cambio climático y coinciden en la necesidad de aumentar la capacidad de acumulación y la de ampliar la superficie con riego tecnificado. Aspectos concretos son la propuesta de Piñera a estudiar iniciativas del mundo privado, como el proyecto de la carretera hídrica. Goic también resalta la necesidad de impulsar la auditoría de riegos y la de fortalecer significativamente la innovación, desarrollo y las capacidades de gestión de los involucrados en el manejo del agua; así como la de impulsar la gestión integrada de cuencas. Para Sánchez, el tema clave es que la política pública garantice la seguridad hídrica a las personas, los ecosistemas y los productores, por lo que plantea que una vez que se hayan detectado las vulnerabilidades a nivel territorial hay que desarrollar medidas de adaptación con un fuerte componente tecnológico con el apoyo del Estado, las universidades, centros de estudios y gremios. Guiller considera avanzar en las zonas rurales con soluciones innovadoras, como manantiales del aire o generadores de agua atmosférica. La diversidad mayor se da respecto de la necesidad de modificación del Código de Aguas, tema que ha motivado movilizaciones y una fuerte polémica en los últimos años. Frente a eso, tanto Kast como Piñera coinciden en la necesidad de que exista "certeza jurídica" en el país. El primero dice que "el Estado debe tener un rol colaborador, junto con el sector privado, en el desarrollo de medidas para usar nuestro recurso hídrico de manera inteligente y abastecer las zonas y áreas productivas que más lo requieren. Pero no podemos actuar con un sesgo ideológico y poner en duda la certeza jurídica sobre la propiedad de ciertos bienes". Respecto del Código de Aguas, Piñera sostiene que la agricultura necesita certeza jurídica. "No podemos permitir que se altere la naturaleza jurídica de los derechos de propiedad del agua de cada agricultor. Tiene que disponer, gozar y usar el agua. Hoy se quiere eliminar la palabra disponer. No podemos permitir que la DGA tome un rol tan protagónico en agregar causales de caducidad del derecho de propiedad del agua". Mientras para Goic la reforma al Código es una modificación necesaria, para Beatriz Sánchez "se hace necesario plantear la modificación del artículo 19, número 24 de la Constitución, ya que este numeral consagra la propiedad privada del agua siendo un problema importante la afectación que causa la separación de la propiedad del agua con el dominio de la tierra". En la propuesta de Guillier destacan tres aspectos: la priorización del recurso para el consumo humano, la protección de áreas de importancia patrimonial y ambiental y el fortalecimiento de las atribuciones administrativas del Estado para gestionar las aguas. Finalmente, ME-O propone repensarlo de tal modo de definir zonas marítimas protegidas, revisar la figura del aprovechamiento de agua y determinar que las mineras informen cuando descubran caudales y mejorar los estándares para los caudales ecológicos para todas las concesiones. ¿Qué proponen para que el agro tenga a la sustentabilidad como uno de sus pilares? La sustentabilidad está presente en las propuestas de todos los candidatos sin excepción y las diferencias van por la connotación más política, que propone Kast, que afirma que "Desarrollo y Sustentabilidad no son conceptos contradictorios como ha pretendido instalar el Gobierno". Pero agrega que el agro tiene que anticiparse a los cuestionamientos y preparar medidas para mitigar el impacto ambiental. El tema también es una prioridad para Sánchez, quien agrega que se deben incorporar tres principios: el social, en el que los costos y beneficios de la producción agrícola se distribuyan de forma equitativa entre los distintos sectores. El ambiental, para que los agrosistemas mantengan sus características fundamentales para la supervivencia a largo plazo, y el económico, lo cual se traduce en el manejo sostenible de los bienes naturales. Para Piñera el tema pasa, además, por lo clave para el futuro, por ser una herramienta de diferenciación de la competencia. "Queremos ayudar al agricultor a que implemente buenas prácticas agrícolas y laborales, entregar asesorías y una batería de instrumentos financieros para que esté certificado y Chile siempre sea reconocido como un país que cuida el medio ambiente". Las propuestas de Goic van por avanzar hacia una agricultura climáticamente inteligente, donde se promueva el manejo integral de plagas, fomentar uso de bioinsumos, apoyar la tecnología desarrollada sobre el uso de plaguicidas y fertilizantes e incorporar en los programas del Indap la sustentabilidad. Guillier puntualiza que la sustentabilidad es una demanda de los consumidores, así que las empresas que deseen exportar deben cumplir con las condiciones de una agricultura sustentable. "Nuestro gobierno contribuirá a que las empresas puedan generar procesos de producción que cumplan con este requerimiento". Considerando las características propias de la actividad agrícola, ¿qué propondrán en materia laboral para que se incorpore a los inmigrantes y no se transgredan sus derechos ni las normas laborales? El llamado de los candidatos, en general, es a propiciar las buenas relaciones laborales y que no se vean afectados los derechos de los trabadores. Guillier y Piñera ven como clave el estatuto del temporero para que los agricultores puedan mejorar su nivel de negociación. Algo similar plantea Sánchez, quien habla de un sistema efectivo de negociación colectiva, sectorial o ramal y donde sean los sindicatos agrícolas los que fomentarán el cumplimiento de los derechos de los trabajadores. Goic propone que los trabajadores tengan un "banco de horas", el cual puedan usar en períodos de mayor requerimiento y en acuerdo con los empresarios; mientras que ME-O sostiene que se debe aumentar la fiscalización en materia de derechos laborales. Kast dice que hay que buscar la mejor manera de compatibilizar la legislación laboral con las demandas laborales del campo, con flexbilidad y colaboración de empleadores y trabajadores. Piñera ahonda en el punto y apunta a incentivar las buenas prácticas laborales. "Pero más que castigar el no cumplimiento, queremos incentivar el cumplimiento, decirle al productor cómo cumplir, ya que con más de 500 normas laborales existentes no cumple por desconocimiento". La unanimidad es absoluta respecto de incorporar a los migrantes al mundo agrícola, con absoluto respeto de sus derechos, rapidez en la tramitación de permisos de trabajo y, en el caso de los haitianos, con apoyo en el uso de idioma. En el agro la mujer tiene alta participación, especialmente como temporera. ¿Tiene políticas específicas para ella? Ningún candidato desconoce el rol de la mujer en el agro y todos proponen entregarles más herramientas para mejorar las condiciones en que realizan su trabajo. Sánchez diagnóstica que las condiciones de salud y trabajo son cada vez peores y que tienen bajos sueldos y poca seguridad de empleo, por lo que propone más apoyo de los servicios públicos y la inversión en zonas rurales para mejorar sus condiciones de vida. En tanto, Piñera, Guillier, Goic y Kast plantean, con mínimas diferencias, buscar fórmulas para facilitar el trabajo de la mujer en el agro y aumentar o mejorar los sistemas de cuidados de los hijos como más salas cunas y jardines infantiles o vía bonos para el cuidado de los hijos; flexibilidad laboral y capacitación en labores agrícolas enfocadas en la mujer. A ello Goic agrega doblar el programa Indap-Prodemu y la incorporación de la mujer a emprendimientos de mayor sofisticación; y el apoyo previsional para las trabajadoras de temporada, algo parecido a lo que propone ME-O que plantea desarrollar nuevos programas de emprendimiento para las mujeres rurales para fomentar su desarrollo y empoderamiento. ¿Cuál será su posición respecto del uso de nuevas tecnologías como la transgenia u organismos genéticamente modificados? Aquí las posturas van desde el rechazo total a la aceptación. En la primera línea están Sánchez, que asegura que no son partidarios de los cultivos genéticamente modificados, "pensamos que ellos no van a resolver el problema del hambre en el mundo", y ME-O, que considera necesario transitar hacia una agricultura orgánica. Distinta es la postura de Guillier, que a través de la opinión de Osvaldo Rosales, jefe programático del candidato, señala que no corresponde ser conservador y que la biotecnología y la investigación genética deben ser desarrolladas, pero con los resguardos de la salud humana y el medio ambiente. Goic va un paso más allá y afirma que la biotecnología y la edición y transformación genética representan un potencial enorme para el mejoramiento genético y que entes como el INIA y las universidades deben apostar a estar en la frontera tecnológica y que Chile debe investigar en todos los ámbitos que puedan representar beneficios. Para Piñera, el tema debe ser despolitizado y hay que discutirlo desde el lado más técnico, y analizar lo que se está haciendo en otros países. La agricultura chilena -dice- camina a lo puro, lo orgánico, pero hay que estar abiertos a incorporar al INIA a investigar junto con las universidades. Kast plantea que la trangenia tiene beneficios y también efectos perjudiciales, que deben ser analizados. ¿Cuál será su política respecto de la violencia en La Araucanía? En este tema todos rechazan el uso de la violencia. Sánchez dice "rechazamos la violencia, sin embargo es vital entender que las causas de la misma son exógenas, gatilladas precisamente por un modelo de despojo permanente de la tierra, el agua y los recursos anexos al arbitrio de la industria forestal, subsidiada vía decreto ley forestal 701". Agrega que no se pueden "eludir las demandas de fondo del pueblo mapuche y referidas a autodeterminación y autogobierno; esta discusión no puede continuar siendo postergada, ni tampoco la respuesta del Estado puede seguir siendo la criminalización del pueblo mapuche y el encarcelamiento de las autoridades tradicionales mapuches". En tanto, mientras para Piñera el diálogo y la capacitación serían las herramientas: "Nuestra idea es ser puente entre el que tiene el conocimiento y la tecnología con el pueblo originario, los mapuches"; Osvaldo Rosales, del comando de Guillier, plantea dar educación, empleo productivo, salud, y acceso a los bienes culturales. Más radical es la postura de Kast, quien sostiene que el Estado de Derecho no está asegurado en la zona y se necesita una acción decidida para terminar con la violencia y el juzgamiento y sanción de los grupos terroristas. "Para ello, usaremos todos los recursos disponibles, pasando por el decreto de Estado de Emergencia y la intervención de las Fuerzas Armadas en el control y resguardo de La Araucanía, liberando recursos policiales para la persecución criminal".

flecha_subirVolver

CONCESIONARIA CONVENTO VIEJO. TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS. TELÉFONOS: CONVENTO VIEJO (56 72) 638700 - SANTIAGO (56 2) 2234 0804.